ARTÍCULOS,  Riojadigital

ATARDECÍA

¿Cómo he llegado a conocerte?
me pregunté un buen día,
viviendo mi realidad humana,
encontrándome en el otro,
saboreando lo que yo mismo soy.

Atardecía,
me encontré en la niña
de tus negros ojos, yo
no era posesión tuya,
tu mirar, mi vida era.

Existo porque soy tú,
bien claro me lo dijiste,
la vida de nuestro amor,
el deleite de ser uno
en los pasos de la vida.

Atardecía,
mas no se iba el sol,
con él, íbamos nosotros
irradiando más luz
con nuestra vida creada.

En el gozo del amor,
siempre podré decirte
eres porque yo soy
y nuestro ser es, amor,
el poder de nuestra vida.

Atardecía,
sin atardecer, la luz
seguía brillando, su
energía vida daba
a todo cuanto existía.

Santiago Rupérez
Taipéi, 15-10-2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *