ARTÍCULOS,  NOTICIAS,  Riojadigital

La América de Biden: Un nuevo horizonte para la relación con Estados Unidos

El próximo 20 de enero, Estados Unidos dejará atrás una de las presidencias más polémicas de su historia: la de Donald Trump.

Con la asunción de Joe Biden (demócrata) como 46º presidente de los Estados Unidos, muchos son los cambios que se esperan, no sólo a nivel nacional sino, también, en la forma de relación con el resto de países. En especial para España, donde esperamos un cambio en la política comercial exterior que facilite los intercambios entre ambos países, pero ¿será posible?

La política comercial de la era Trump ha estado marcada por las distintas guerras comerciales que ha entablado con las principales potencias: subida de aranceles, bloqueo a la Organización Mundial del Comercio y la incertidumbre que ha provocado el unitaleralismo de Estados Unidos.

A pesar de que todo el mundo espera que las relaciones con Estados Unidos mejoren, ¿será un verdadero cambio de fondo? ¿o solo un cambio en las formas?

Los principales objetivos del nuevo gobierno estadounidense tendrán dos puntos fundamentales sobre los que trabajar:

  • Luchar contra la pandemia del Covid, que ha causado más de 350.000 fallecidos en el país.
  • Lograr la recuperación económica de un país sumido en la que ya se considera la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial.

En términos de relaciones internacionales, Biden ya ha avanzado que realizará los siguientes cambios:

  • Estados Unidos se reincorporará a las conferencias contra el cambio climático, como lo están la mayoría de los países del mundo.
  • Realizará una llamada a la multilateralización, en orden a combatir entre todos los problemas que nos afectan a todos.
  • Retomará la relación comercial con China intentando establecer las bases para un futuro acuerdo comercial. No obstante, aquí hay un conflicto más profundo que el comercial: es una lucha por liderar la evolución de la tecnología, el 5G o el control de patentes.

Durante la campaña presidencial, Biden ha utilizado como uno de los slogans el “Buy American”, lo cual suena bastante proteccionista y, es una pista de por donde podrá ir la política comercial.

Buy American Act: es una disposición del año 1933 en la que se establecía que en las compras públicas se primaría la compra de productos fabricados en Estados Unidos.

Por lo que respecta a la relación con Europa, el principal conflicto existente es el caso de las sanciones mutuas por el caso Boeing – Airbus que, entre otros, originaron la subida de aranceles para productos tan españoles como el aceite y el vino.

Las dos partes (la UE y USA) han sido declaradas culpables de subvencionar sus industrias aeronáuticas, prohibido por la OMC: USA financiaba a Boeing con contratos militares, inversiones y exenciones ficales y la UE ayudaba a Airbus vía créditos.

Desde el pasado 13 de octubre, cuando la OMC consideró ilegales los subsidios que la administración norteamericana dio a Boeing, la Unión Europea está analizando un sistema para imponer aranceles a determinados productos estadounidenses.

No obstante, desde la Comisión Europea se espera negociar con la nueva administración estadounidense y ver si es posible poner fin a esta disputa, que ya tiene 16 años y eliminar los impuestos en el comercio entre ambos países.

La administración de Biden parece, de momento, mucho más colaboradora a negociar con la Unión Europea, por lo que, puede que a medio plazo se produzca una reducción en los aranceles a nuestros principales productos (Vino y aceite entre otros).

No obstante, en la recta final de la presidencia de Trump, desde el pasado 31 de diciembre, Estados Unidos ha impuesto nuevos aranceles a productos franceses y alemanes. ¿Será una forma de presionar a EU para lograr un nuevo acuerdo o marcará la posición comercial de Biden?

Tendremos que esperar a ver la evolución de la pandemia y la recuperación económica en Estados Unidos, que será la clave para que no establezcan medidas proteccionistas y se abran más al comercio mundial.

A corto plazo, no se espera ningún cambio en la política comercial de Estados Unidos, lo único que está seguro es que habrá un cambio en las formas pero no es tan seguro que lo hay en el fondo. Para

Ana Ballesteros
Supervisora del equipo de comercio exterior Ventana Global – ICEX

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *