ARTÍCULOS,  Riojadigital

AMANECÍA

Al inicio de un nuevo año, poema dedicado
a todo el equipo del Centro Riojano en Madrid
por su dedicación y trabajo durante esta
aciaga y larga pandemia del Covid 19.

Turbia imagen,
fugitiva penumbra,
rosáceos dedos,
largos, delicados,
luz sutil, indecisa,
límite del horizonte,
en tus brazos me puse
gentil Aurora, anuncio
fijo del placer de poseer
los rayos de tu sol.

Abandoné mi lecho
por acudir a tu cita,
luz leve del nuevo día,
sueños de esperanza,
deseos por cumplir,
ambición por gozar
mis segundos en tu vida,
despierto, con la luz
de un mirar vivificante.

¿Recuerdas? Nos amamos
en un tiempo, nuestro
amor nos poseía, jamás
en mi podrá apagarse
la llama de tu amor,
envanecido, no supe ver
que tu llama tuya era,
y engreído pensé
que mía podía ser
olvidado de tu venia.

¿Cómo pude dejar de amarte?
En un mundo sin sol vivía,
ignorando cuanto a mi lado
pasaba, en mi desdén, aislado,
un rescoldo de fuego vivo
aún guardaba, era tu luz, Aurora,
la del sol que nunca perece,
en el crisol de tu amor fundidos,
nuestra luz, más poderosa,
el NUEVO AÑO, ilumina.

Santiago Rupérez
Taipéi, 29-12-2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *