ARTÍCULOS,  Riojadigital

FIESTAS DE SAN BERNABÉ

Este año 2020 serán unas fiestas muy diferentes a las que estábamos acostumbrados, por motivos diferentes y alguno coincidente como el de 1599 que fue la epidemia (la peste) la que provocó que la función del 11 de junio se trasladara al día de San Francisco (4 de octubre).
También nos dice F. J. Gómez en su LOGROÑO Histórico 1893-1895 que no tiene datos anteriores a 1572 por falta de documentos.
Son 50 años que desconocemos como se celebró el día de San Bernabé.
Otros cambios de fecha de celebración fueron:
1699 se atrasa el espectáculo hasta el 1 de septiembre que vienen los toreadores de Salamanca, la Procesión se celebró el 30 de Agosto.
1701 sin conocer la causa se traslada la celebración de la fiesta al 22 de diciembre.
1808 se suspende por causa de la invasión francesa.
Desde 1522 el voto de San Bernabé (VISPERAS – PROCESION SOLEMNE -BANDERA Y PROCURADOR MAYOR – MISA MAYOR Y SERMON – INVITACIÓN – FUEGOS Y REPIQUES DE CAMPANAS – MISA DE REQUIEM -COMIDA Y TOROS – COMIDA PARA LOS POBRES -BANQUETE FINAL – JURAMENTO) marcaba la celebración de esta fiesta, pero a lo largo de la historia se han producido cambios por muy diversas razones, tanto en lo religioso como lo festivo.

Imágenes de San Bernabé que actualmente están presentes en estas fiestas.

A lo largo de los siglos seguro que han existido otras imágenes, tenemos noticias del acuerdo de 1704, en que los regidores D. Lucas de Ilarduy y D. José de la Mata con la autorización del Ayuntamiento mandan realizar la efigie del Santo y unas andas muy ligeras que portaban los sacerdotes.

El 10 de junio de 1765 un logroñés vecino de Pamplona, Manuel Corral, regala una efigie de San Bernabé, de muy buena escultura dorado y estofado, con sus andas correspondientes, pintadas y doradas.
El 12 de junio de 1765, en la sesión del Ayuntamiento deciden, que la imagen que antes tenía la ciudad se lleve al Santo Hospital y se ponga en la Iglesia y Altar de Santa Catalina. La que ha regalado Manuel Corral se colocará en el oratorio del Ayuntamiento.
Se conserva en la Cocina Económica, la ha restaurado y la procesiona la Cofradía Logroñesa San Bernabé que nace en el 2005.
Está presente en las murallas del Revellín durante las fiestas.
Se habla que hay otras dos imágenes de San Bernabé, una en el ábside de la epístola de Santa Mª de Palacio parece ser del siglo XVIII, la otra en lo alto del retablo de Nuestra Sra. de la Esperanza en Santiago.

Procesión del Santo. San Bernabé

La que actual mente sale en la procesión principal es de 1962 obra de Vicente Ochoa. Encargo del Ayuntamiento presidido por Fernando Trevijano (sesión 14/12/1961), policromada en los talleres “Hnos. Albareda” de Zaragoza. Bendecida el 11 de septiembre de 1962 por el obispo Abilio del Campo.

Imagen de 1765 e Imagen de 1962

La imagen se venera en la capilla de los Ángeles de la Concatedral de la Redonda.

FIESTAS DE 1911

Tomando como fuente el diario de la Rioja del 12 de junio de 1911, podemos conocer cómo se celebraban las fiestas de San Bernabé, lo contaba el periodista Leandro Sáenz de Cabezón que firmaba con el seudónimo de Montemar y decía así:

◾ 1911 – El Patrón de Logroño

Celebróse ayer la fiesta de San Bernabé con los festejos de costumbre, pero, con una concurrencia y animación mucho mayores que en los años anteriores, Logroño estaba lleno de forasteros. Sus calles y plazas rebosaban de gente y todas las solemnidades y espectáculos notaron ese aumento de público.

Función religiosa

A las nueve empezaron á llegar los invitados á la Casa Consistorial y poco después eran obsequiados con un suculento lunch de pasteles, fresas, vinos y cigarros.
Salieron después hacia la Iglesia los señores gobernadores, alcalde, que lucía su vistoso uniforme del Santo Sepulcro, concejales, comisiones civiles y militares y acompañamiento de rigor.
En la Redonda se dijo una misa solemne, cantándose la hermosa partitura de Gorriti, para tiples, contraltos, tenores v bajos.
Salió bordada. La batuta hábil y la paciencia inacabable de don Felipe Redal, se rió ayer apoyada por elementos muy valiosos: ya hemos hablado del reputado organista de Azpeitia y de los tenores de las catedrales de Vitoria y Calahorra. El conjunto fué soberbio y todos merecen plácemes, que gustosos les tributamos.
El orador sagrado catedrático de Psicología del Instituto señor Dalmau, muy elocuente, y su sermón muy bien meditado y de gran mérito. Recibió muchas y muy merecidas enhorabuenas.
La iglesia estuvo completamente llena.
A continuación de esta solemnidad religiosa se organizó la tradicional procesión, cuyo paso por las calles del Mercado, Rodríguez Paterna, Marqués de San Nicolás, Merced, 11 de Junio y San Blas, para entrar nuevamente en la primera, fue presenciado por un inmenso gentío.
En la calle del 11 de Junio los vecinos habían echado el resto.
Tres arcos, con banderas de la ciudad, gallardetes, balcones engalanados y en el suelo bonitos tapices de serrín se veían en dicha calle.

El desfile de la procesión por aquella hermosa vía, revistió una brillantez extraordinaria.
Se prestaba á ello las condiciones de la calle, y era de esperar además que así sucediera por los preparativos que para recibir dignamente al Santo habían hecho nuestros simpáticos convecinos.
Todo Logroño se mostró de acuerdo al juzgar el paso de la procesión por la citada calle; ninguna otra pudo alcanzar el mismo gradó de esplendidez, por las circunstancias favorables anotadas.
A la entrada de aquella en la Colegiata, se admiró por última vez al alcalde flamear la bandera de la ciudad.
Después regresaron al Palacio Consistorial el Excmo. Ayuntamiento, las comisiones oficiales, y los señores gobernador civil y militar, que habían presidido la procesión.

Los paseos

Tanto en Portales, como en el paseo del Príncipe de Vergara y calle del 11 de Junio, se organizaron por la mañana animadísimos, paseos.
Lucieron en ellos las hermosas, sus innúmeros encantos: muchas estrenaron lujosas toilettes; la mayoría cumpliendo las exigencias de la moda; algunas historiándola un poco, acaso para que sé sepa que todavía tenemos arte riojano, un modismo estético especial muy nuestro.
Unas y otras siempre bellas, merecieron la justa ofrenda de la admiración del sexo antagónico.

Las Vacas

A nada comparable el aspecto que ofrecía ayer tarde la plaza de toros.
Localidades de gradas y palcos se vendieron menos que en años anteriores, pero unas gotas que cayeron obligaron á la gente que ocupaba el tendido donde sobraba mucha para que estuviera lleno á trasladarse á aquéllas, viéndose completamente repletas.
Nuestro compañero Pitirri da en su sección más completos detalles del espectáculo.

Conciertos y fuegos

Por la tarde, en el Espolón, tocó la banda de Santa Cecilia, que según los forasteros que por esta época suelen visitarnos, lo hace cada vez mejor, y creemos que es el mayor elogio que podemos tributarle.
A las nueve de la noche ocupó el kiosco del salón de conciertos la brillante banda de Bailén, interpretando con singular acierto un selecto programa.
También á la misma hora empezaron los festejos preparados en la calle del 11 de Junio.
En ambos lugares, sobre todo en el último y no es pasión, la concurrencia fue grandísima.
Entre todas las iluminaciones particulares, llamó justamente la atención la que figuraba en la casa de la Sra. Vda. de Solano.
Los balcones del entresuelo figuraban unas preciosas cestas de flores, así como los, del Sr. Gurrea.
Todos los pisos restantes se hallaban muy bien iluminados y adornados.
Esta nota de rumbosidad y buen gusto fue muy alabada.
El cinematógrafo público, los fuegos, la traca, la banda de Santa Cecilia y dulzainas de Laguardia, hicieron el milagro de llevar al 11 de junio á medio Logroño.
Allí vimos también al capitán general señor Huertas, acompañado á las distinguidas señoras de Iñiguez (don Francisco) y He¬rreros de Tejada; al general marqués de Valtierra, con los señores, gobernador militar de la plaza, alcalde y padre político de éste don José Herreros de Tejada, que ha venido á pasar las fiestas.
Cuando ya iban á terminar los festejos de la calle, un fuerte, aunque breve chaparrón obligó á la dispersión, del público, encantado de la munificencia de los vecinos.
Estos solemnizan hoy el brillante resultado obtenido, reuniéndose á cenar, á las ocho de la noche en el café del Comercio, donde hasta el mediodía pueden recogerse las tarjetas.
Bravo por los vecinos de la calle del 11 de Junio

Teatro y bailes

En Bretón de los Herreros hubo buenas entradas en las secciones vermouth y última.
Repetimos, por no haber espacio para más, los juicios que ayer emitimos.
En el Gran Casino y en La Amistad, se celebraron los anunciados bailes.
Satisfechas pueden estar las Juntas directivas de ambos simpáticos Círculos. Animación desusada, mujeres encantadoras, muchachos de buen humor: todo lo necesario para que de los bailes que han ter¬minado esta madrugada se conserve un grato recuerdo por los de fuera y dentro de casa.

Para hoy

Aprovechando ser día de feria, la empresa subarrendataria de la plaza de toros ha organizado una función, que empezara á las tres y media de la tarde, consistente en bailables, ejecutados por la banda de Santa Cecilia, y lidia de varios novillos embolados por los aficionados que deseen bajar al redondel.
Por la noche, concierto en el Espolón
En el teatro secciones á las 7, 10 y 11 de la noche. Como los programas lo dicen todo, yo nada he de añadir.
¿Habrá “asalto” en el Círculo Logroñés?

por Federico Soldevilla
Presidente de Amigos de La Rioja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *