ARTÍCULOS,  Riojadigital

IMPACTO EN EL COMERCIO MUNDIAL DEL COVID-19

Durante los últimos meses, la pandemia el Covid-19 ha provocado una emergencia sanitaria sin precedentes a nivel mundial y, en consecuencia, las medidas adoptadas por los distintos gobiernos han provocado un gran ralentizamiento de la economía mundial.

El impacto real del Covid-19  a nivel global dependerá, en gran medida, de la velocidad con la que se controle la expansión del virus y de la rapidez con la que se levanten las medidas de confinamiento y restricción de movimientos implantadas en los distintos países.

El Covid-19 se inició en inició a principios del mes de diciembre, extendiéndose a los demás países del mundo, eso sí con distinta intensidad. En Europa, Italia, España y Reino Unido han sido los más afectados.

Los estudios económicos estiman que el impacto global se situara en los 156.000 millones de dólares (0.2% PIB mundial) con una estimación moderada, recayendo dos tercios sobre la economía China.

Para entender el efecto dominó que ha tenido la paralización de la producción china, hay que ser conscientes de la magnitud de su economía: China representa el 17% del PIB mundial, el 11% del comercio internacional, el 9% del turismo mundial y el 40% de la demanda global de materias primas.

Con estos datos se entiende que los primeros efectos económicos llegaran al resto de países antes de lo que lo hizo el propio virus. Aunque, en aquel momento, solo era un anticipo de la verdadera crisis que se cernía sobre el resto de los países y el parón económico que ha supuesto la cuarentena de los países más desarrollados.

EFECTOS SOBRE EL COMERCIO

  1. Bajada en la producción, inducida por un lado por las medidas de restricción de movimiento de los trabajadores, pero también por la disminución de las órdenes de compra a nivel internacional.

Los últimos datos de este gráfico corresponden al mes de abril de 2020 y muestran el volumen más bajo de pedido de los últimos datos, aunque, según los analistas, este es el fondo y se prevé que empiece a recuperarse a partir des mes de mayo.

  1. Disminución del consumo provocada por la distancia social impuesta y la imposibilidad de salir de casa.
  2. Desempleo: si no se puede producir y no se consume, muchas empresas han optado por el cierre de las fábricas. Se estima que serán las Pymes, comercios de proximidad y autónomos los más perjudicados por esta crisis.

La OCDE advirtió a primeros de marzo que la economía mundial crecerá la mitad si la crisis del coronavirus se alarga y se agrava.

Prevé que el crecimiento de la economía global sea del 1.5% en el año 2020 en el peor de los escenarios (2.5% en el mejor de los casos), frente al 3.2% del año 2019. La previsión de crecimiento para el 2020 en noviembre de 2019, antes de la pandemia, era del 3%.

Por su parte, la Comisión Europea prevé que la economía europea disminuya en un 7.4% durante el año 2020, que podría ser parcialmente compensada en el año 2021.

Según las previsiones de la Comisión, España será el tercer más país más afectado, con una caída del 9.4% de nuestro PIB.

TENDENCIAS A CORTO Y MEDIO PLAZO

Todos los analistas están de acuerdo que esta crisis es algo excepcional y que la recuperación podrá ser relativamente rápida.

Junto con la gradual recuperación de los pedidos internacionales, una vez que se levanten las restricciones impuestas, la producción y el comercio internacional iniciarán una rápida recuperación que, probablemente durante todo el año 2021 palíen la evolución adversa del año 2020.

Así las cosas, habrá que estar atentos a tres tendencias que ya se han empezado a ver:

  • Conversión del modelo de venta para potenciar la venta online de productos y servicios.
  • La transformación del modelo de trabajo, potenciando el sistema de trabajo a distancia de forma estable.
  • La posibilidad de que esta situación de menor producción y, consecuentemente, de menor demanda de petróleo desemboca en una nueva “guerra del petróleo”, centrada en la lucha entre Arabia Saudí y Rusia como los dos principales productores mundiales.

Por lo tanto, tenemos que concluir con la idea inicial: el impacto mundial real todavía está por determinar y dependerá de la rapidez con que se pueda superar el virus y de que, una vez superada esta primera crisis, no haya un rebrote en otoño, como todos los especialistas avanzan.

Ana Ballesteros
Supervisora del equipo de comercio exterior Ventana Global – ICEX
Experta en Comercio Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *