ARTÍCULOS,  Riojadigital

RIOJANOS EN EL NUEVO MUNDO

Martín Fernández de Enciso, el abogado que dibujó el mundo

Continuando la serie de los riojanos destacados en los territorios de Indias, hoy descubrimos a un personaje singular, de una importancia capital en todo lo que tuvo que ver con el Nuevo Mundo durante las primeras décadas.  Gracias a la excelente biografía recientemente publicada por la catedrática de historia  Dña Carmen Mena García y el investigador Díaz Reina (Universidad de Sevilla 2020), a quienes robo el título, se ha podido confirmar que Martín Fernández de Enciso nació en el pueblo riojano de Enciso, que lo añade a su apellido para singularizarlo.

Personaje de primerísima fila, conquistador, empresario y abogado de enorme cultura, lo mismo asesoraba al rey Fernando en la disputa sobre de los justos títulos o ayudaba a redactar las Leyes de Burgos de 1512 o el famosos Requerimiento, que pleiteaba  contra Núñez de Balboa o escribía un tratado  de geografía náutica y astronomía, convirtiéndose en el primer cosmógrafo del Nuevo Mundo.

Las investigaciones de Mena y Díaz demuestran que los orígenes de Martín están en Enciso, donde nace hacia 1469, en el seno de una familia acomodada de comerciantes riojanos. Cursó el bachillerato en leyes, probablemente en Salamanca. En 1598 ya vivía en Calahorra y estaba casado con la tudelana Juana de Rebolledo, una mujer de fuerte carácter, siempre leal a su marido y dispuesta a defender el patrimonio familiar ante las largas ausencias del esposo.

También sabemos que, al menos los tres hijos del matrimonio de los que hay constancia -Rodrigo, Juan y Catalina-, nacieron en su etapa calagurritana. Sus negocios, sus conocimientos en leyes y varios cargos administrativos -alcalde y corregidor de Logroño-, le relacionaron con la alta burguesía riojana. Sin embargo, en 1502 será denunciado por haber hecho circular un libelo calumnioso y difamatorio contra Gonzalo Vera, otro poderoso hacendado calagurritano. El asunto llegó hasta la Real Audiencia de Valladolid, quien condenó a Martín a la dura pena del destierro, lo que le obligará a alejarse de su familia, tierras y  negocios y lanzarse a la aventura del Nuevo Mundo.

Exiliado en el Caribe

En enero de 1503, Fernández de Enciso se embarca hacia La Española, la isla caribeña que se había convertido en la plataforma y sede de la exploración hispana en América. Sin apenas noticias suyas durante años, reaparece citado por el propio Bartolomé de Las Casas como un encumbrado comerciante y abogado que se ha hecho rico en la isla. Hay que decir que, como bien señala la catedrática Carmen Mena, Martín fue mucho más hábil en los negocios que en los despachos judiciales, donde con frecuencia perdió sonoros casos.

Mapa Dairen
Mapa Tierra Firme detalle provincia del Darién

Estando en Santo Domingo, en 1509 se asocia con Alonso de Ojeda. Ojeda, recientemente nombrado gobernador de la Nueva Andalucía, en el golfo de Urabá (norte de Colombia), necesitaba un socio capitalista, y el bachiller Enciso vio la oportunidad de un nuevo negocio, además de asegurarse el cargo de alcalde mayor en los nuevos territorios. En el barco en el que viaja Enciso a Urabá se había escondido como polizón Vasco Núñez de Balboa, y, cuando finalmente salga de la bodega, se iniciará un enfrentamiento entre ambos personajes que se alargará durante años. En las tierras de Urabá, Balboa se tomará los derechos que no tiene y encarcelará y expulsará de sus territorios a Enciso. Así, por segunda vez en su vida, el riojano se verá abocado al exilio. El rencor de Martín se alimentará durante años, y a su regreso a España moverá hilos y contactos para abrir un proceso contra Balboa. El resentimiento será tal que jugará un papel  definitivo en la causa  que, en enero de  1519, llevará al patíbulo al descubridor del Pacífico.

En los despachos cortesanos

A principios de 1512, Martín ya anda transitando los despachos de la corte vallisoletana del rey Fernando. No sabemos muy bien quién lo apadrina y cómo consigue ser perdonado de sus condenas, pero el rey y sus secretarios tienen al abogado riojano como asesor e informante de lo que ocurre en las Indias. Y cuando los dominicos, por voz de Montesinos denuncian la situación de los nativos, nuestro personaje será un protagonista activo en las juntas que convoca el rey. Martín fue uno de los actores principales en la redacción de las Leyes de Burgos de 1512, el primer intento de la monarquía de crear una legislación que proteja a los nativos frente a los abusos de los conquistadores y administradores españoles. Asimismo, fue uno de los más destacados ponentes en la Junta de Valladolid de 1513, de la que saldrá el  famoso Requerimiento, un texto legal de obligada lectura a los nativos americanos para que aceptasen la soberanía española, y solo permitía a los españoles guerrear y conquistar sus tierras si no la aceptaban. El Requerimiento será un elemento jurídico fundamental en la conquista y asentamiento español en América.

Vasco Núñez de Balboa

También fue importante el desempeño de Enciso en el apresto y organización de la gran expedición colonizadora de Pedrarias Dávila a la gobernación de  Tierra Firme (Panamá), en 1514. Por ello fue recompensado con el cargo de alguacil mayor de la nueva gobernación, un puesto que le permitió urdir su venganza contra Balboa. Dos años más pasó Enciso en Panamá, explorando el territorio, pero, sobre todo, haciendo negocios que era lo que más le gustaba, comprando y vendiendo productos en el gran  el trasiego comercial entre una y otra orilla del océano, amasando  así una importante fortuna.

Tras regresar a la península, en 1516,  se deja ver por la Corte inmediatamente, hay un nuevo rey y debe rehacer relaciones. A partir de la llegada a España del Carlos I eleva diversos memoriales al rey proponiendo mejoras económicas para las Indias y para una mejor eficaz recaudación de impuestos. El polifacético Enciso ejerce de pionero arbitrista con propuestas sensatas y plausibles que llegan al emperador.

SUMA DE GEOGRAPHIA, 1519

Pero sin duda, el mayor legado de nuestro bachiller riojano fue la Suma de Geographia, un compendio que recoge el saber náutico acumulado hasta la fecha y la primera geografía de carácter general que describe y define el Nuevo Mundo. Con sus errores de cálculo y limitaciones, con la imprecisión de un territorio al que le queda mucho por alumbrar, la Suma de Enciso es el primer intento publicado de describir la nueva realidad geográfica que se va conformando en el siglo XVI. Solo por ello merece el hueco en la historia, lo convierte en un adelantado de su tiempo y le reportará fama y  autoridad en todo lo relativo al Nuevo Mundo. Además, la obra contaba con un Mapamundi, que debió ser retirado de las tres ediciones que se imprimieron,  para salvaguardar dicha información frente a los enemigos de España. Como indica su biógrafa Carmen Mena: “Es un encomiable esfuerzo  de geografía física y humana. Los datos proporcionados sobre la naturaleza americana, la fauna, la flora y los pueblos que lo habitan, recogidos y relatados con la curiosidad de un científico, convierten al bachiller en el primer naturalista de las nuevas tierras, una autentica primicia”.

Suma de Geographia

Instalado en Sevilla, seguirá aumentando sus negocios con América, compra y vende mercancías, fleta barcos, algunos de su propiedad, e incursiona también en los puertos del Mediterráneo buscando nuevas oportunidades. Vuelve a intervenir en las disputas sobre el tratamiento a los indios, es consultado por el emperador y el Consejo de Indias para la redacción de las Ordenanzas de Granada en 1526 y, finalmente, sus servicios a la Corona son premiados, ese mismo año,  con la anhelada gobernación en América: la del Golfo del Alfojar y Cabo de la Vela, en tierras venezolanas. Pero  diversos trámites burocráticos, una deuda contraída con su consecuente pleito, y la aparición de los banqueros alemanes Welser, harán que el sueño de la gobernación se evapore. Pasados tres años y sin hacerla efectiva, el Consejo de Indias revocó la gobernación de Enciso en favor de la familia alemana Welser.

La desazón por no poder ejercer de gobernador, las deudas contraídas y los diversos pleitos perdidos irán minando la salud del riojano, quien a partir de 1529 languidece en Sevilla entre juicios y memoriales de agravios que redacta al emperador Carlos, hasta morir  en 1533 a la edad de 64 años. Acababa así una vida intensa, de un personaje lleno de luces y sombras, que se enfangó en disputas, pero que vivió una fascinante biografía a caballo entre dos mundos que ayudó a configurar.

José Mª González Ochoa
Historiador. Socio nº 1804

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *